512.633.4327 Info@SententiaVera.com

Mi abuelo, al tomar el café

me hablaba de Juárez y de Porfirio,

los zuavos y los plateados.

Y el mantel olía a pólvora.

 

Mi padre, al tomar la copa,

me hablaba de Zapata y de Villa,

Soto y Gama y los Flores Magón.

Y el mantel olía a pólvora.

 

Yo me quedo callado:

¿de quién podría hablar?

 

Intermitencias del oeste (2)

Canción Mexicana

-Octavio Paz

 

 

 

¿Qué significa ser hispano o latino en Estados Unidos? Una pregunta sencilla, aún cuestión difícil de contestar. ¿Qué es ser hispano? ¿Qué es ser latino? ¿De quién podría hablar yo para poder identificarme como miembro de una personalidad estadounidense? Una intermitencia de Estados Unidos, de veras. Son preguntas sencillas que la sociedad de Estados Unidos no se ha podido hacer como nación, más bien, no ha querido. ¿Será que la cuestión ardua, en realidad, es que Estados Unidos nació de las diferencias, la diversidad, de las personas quienes determinaron inmigrar a sus tierras? No ha de haber una identidad definitiva más que la de la diversidad. La cual se ha rechazado desde su concepción, ya sea en 1559 con la expedición fallida de Don Tristán de Luna y Arellano en la Bahía de Ochuse  o en 1607 con la llegada de la Virginia Company a la Isla Jamestown.

Octavio Paz creó un ambiente literario interesante, polémico, y sicológico a cerca de la identidad individual y la de una nación. Un ambiente en el cual Estados Unidos pudiese beneficiar en experimentar. El laberinto de la soledad es una obra en prosa que estudié esmeradamente y en varias fases. Habiendo inmigrado a Estados Unidos de niña, pude relacionarme con cada palabra y descripción escritas por Paz al cabo de la primera lectura. Es una obra que disfruté y agonicé. Me dejó pensando en el por qué de este tema. Decidí leer la obra de nuevo, por tercera y cuarta vez. Incluso, decidí leerla en inglés, quizá había algo en mis estudios que podría interpretar mejor, o aclarar, en una traducción. No fue un malentendido, sino que me había iniciado la búsqueda a las respuestas de mis propias preguntas sobre la identidad. Sin embargo, me había equivocado en depender en Paz por la respuesta. En fin, comprendí que la obra no es un hecho final, no es la respuesta a la identidad sino una teoría en práctica. Es una crítica personal así como universal. El trabajo fue una insinuación hacia la “respuesta que quizá no sea del todo satisfactoria” para muchos, aún, una aclaración propia cuyo valor es para “constituir una respuesta personal a una pregunta personal”. Así, entabla esa misma pregunta en la consciencia del lector para que él mismo se encuentre iniciando su jornada hacia su identidad e iniciando su propia autocrítica para llevar a cabo resolución satisfactoria a la cuestión de la identidad auténtica.

                Ahora bien, ¿por qué tanto énfasis en la crítica y la búsqueda personal? La necesidad de saber nuestro origen ha plegado a muchos, filósofos así como literarios. El apetito por la polémica es humana, cada Ser, en algún momento de su vida, ansia su autocrítica. Conocer nuestro origen, nuestra identidad autentica y resolver la cuestión de la autenticidad universal.  Todo ser humano vive con esta energía dentro de sí mismo, atrayéndolo hacia una comunión propia y con su semejante. Sólo algunos determinamos conscientemente tomar la jornada que Paz aconseja. Paz explica esta ansia universal utilizando el ejemplo del carácter mexicano. Imparte su teoría a través de la descripción del mexicano, quien él conoce íntimamente, aún para  destacar la necesidad por la autocrítica y la búsqueda personal.

                Es importante reiterar el punto crucial del poeta y sus obras literarias. La vida humana necesita el “testimonio personal”. La vida…

“…es el fondo insondable de cada hombre: todas nuestras empresas y acciones, todo lo que hacemos y soñamos, son puentes para romper la separación y unirnos al mundo y a nuestros semejantes. Desde esta perspectiva, la vida de cada hombre y la historia colectiva de los hombres pueden verse como tentativas destinadas a reconstruir la situación original. […] Subrayo que entre nosotros se manifiesta sobre todo en términos históricos. Así, se convierte en conciencia de nuestra historia. ¿Cuándo y cómo aparece este sentimiento y cómo se transforma en conciencia? La respuesta a esta doble pregunta puede consistir en una teoría o en un testimonio personal. Prefiero lo segundo: hay muchas teorías y ninguna del todo confiable”. (énfasis propio)

               

               In closing, from the Pachuco’s bloody and social battle to be, and journey through to his authentic Self, to the defeating surrender of Richard Rodriguez’ rechazo of a piece of his authentic Self, the question of identity has been difficult to answer for the Hispano/Latino community in the United States. The significance of being a Hispano, Latino, Chicano, Mexican-American, Spanish-American, etc., has been hard-fought and rejected by many, including ourselves. What is my significance…, that of a Mexican-American woman, friend, partner, mother, and positive, diverse model willing to share in my personal journey. Who can I speak of…, mis abuelas, mi mamá, mi familia, mis idiomas, mis culturas.